Bienvenidos alumnos (as)

Esta es una herramienta que les va permitir ampliar sus conocimientos, la cual podran convinar con las clases presenciales.
Espero que sea de mucho provecho, ya que estos nuevos conocimientos seran parte de las evaluaciones.

viernes, 26 de noviembre de 2010

La Guerra Constitucionalista.

Nicaragua: 165 años de Vida independiente

sandino.jpg (9063 bytes)Termina el período de Adolfo Díaz y los norteamericanos no aceptan la posible candidatura del Dr. Julián Irías por considerarlo muy vinculado al zelayismo y los liberales se abstienen de participar en la contienda electoral y Emiliano –único candidato- sube al Poder en 1917. Su período fue tranquilo, por fin...y al terminar su período en 1921, vino la nueva elección con manifestaciones de masas, aguardiente, diatribas mutuas por la prensa, mucho grito y al final...inconformidad del vencido. Como sea, era un paso hacia la pacificación de nuestro ardor político y así, en 1921, toma posesión Don Diego Manuel Chamorro (conservador).
Don Diego muere en el poder el 12 de octubre de 1922 y el Vice Presidente, Don Bartolomé Martínez, ocupa la presidencia, pero los Vice Presidentes que cogen la cola de un período ponen sus ansias en participar en el siguiente. Emiliano Chamorro quería también otra vez la presidencia, pero se logra sacar un tercero en discordia: Carlos José Solórzano (conservador) y para Vice Presidente un liberal: Juan Bautista Sacasa.
El Lomazo
Esta fórmula conservador-liberal gana las elecciones y toman posesión en 1925. Sin embargo, el caudillaje de Emiliano Chamorro, así como su ambición, lo hacen dar "el lomazo" (toma de la loma de Tiscapa, asiento del Poder Ejecutivo) y Solórzano renuncia en 1926. Chamorro asume el poder. El Vice Presidente Sacasa no renuncia sino que reclama la presidencia para sí., Se va al exilio y regresa, apoyado por México, con la Revolución Constitucionalista.
Chamorro rompe así el otra vez naciente orden constitucional y esta nueva presidencia de facto no es reconocida por varios países importantes -entre ellos Estados Unidos- y ante la inminente invasión por liberales apoyados por México, renuncia y deposita el poder en el Designado por el Congreso, Don Sebastián Uriza quien, presionado por Washington lo deposita en Don Adolfo Díaz. Estamos en vísperas de la Guerra Constitucionalista.
La Guerra Constitucionalista
El Dr. Juan Bautista Sacasa, como Vice Presidente depuesto por Chamorro (y ante la renuncia del Presidente Don Carlos Solórzano cuando el "lomazo de Emiliano") reclama, como Vice Presidente, la presidencia de la República alegando su derecho constitucional. Con la ayuda de México desembarca con fuerzas en Puerto Cabezas donde instala otro gobierno. La guerra se ciñe nuevamente en Nicaragua. El 4 de mayo de 1927, con la nueva intervención de los marines americanos, el representante personal del Presidente Coolidge de Estados Unidos, Henry L. Stimson, con instrucciones de lograr la paz, por cualquier medio, logra forzar un acuerdo -el del "Espino Negro" por el que se deponen las armas y se acepta la Presidencia de Díaz bajo la promesa de que los norteamericanos supervigilarán las siguientes elecciones de 1928.
Sandino. Sin embargo, un rebelde -Augusto César Sandino- rechaza atacar lo acordado en ese Pacto del Espino Negro, se enmontaña y alega que no depondrá sus armas y actitud hasta tanto los marines no abandonen Nicaragua. Se habla de "cortes del chaleco"; de muertes, de bombardeos, mutilaciones, bandolerismos; así como de reivindicaciones, defensa de la soberanía nacional y gesta heróicas. A pesar de la manifiesta obsesión de Sandino contra la injerencia norteamericana en los asuntos de Nicaragua, aparentemente Sandino reconoce los fracasos e impotencias de nuestros procesos políticos y el 24 de mayo de 1927 dirige telegrama despachado desde Yalí al Jefe del Departamento de Marinos en Jinotega en cuya parte medular dice:
"...teniendo en cuenta el anhelo de paz que a todos anima, para que esta sea eficaz y duradera, proponemos como condición indispensable la abstención de los dos partidos de toda injerencia en los asuntos de la República, mientras no hayan elecciones libres. Por tanto si Estados Unidos, con buena fe ha intervenido en el país, proponemos como condición Sine Qua Non para deponer nuestras armas que asuma el Poder un gobernador militar de los Estados Unidos mientras se realicen las elecciones presidenciales supervigiladas por ellos mismos".
La verdad es que, además de esta gesta de Sandino, en Octubre de 1929 ocurre el crash de la Bolsa de Estados Unidos. La economía decae, millones quedan sin empleo y sube en enero de 1933 un nuevo presidente, Franklin Delano Roosevelt quien ofrece una nueva política del "Nuevo Trato" con América Latina. Además, las medidas de emergencia económicas tomadas por Roosevelt para solucionar su crisis interna favorecen el retiro de los marines. Esto lo completa en 1933 y Sandino suspende su lucha armada. Todo el resto de la historia es más o menos conocida por todos, aunque el tiempo dirá toda la verdad que siempre es distorsionada por los vencedores.
La intervención ha dejado profundas raíces entre los dos países. Para los nicaragüenses significa un humillante recordatorio de nuestros fracasos e impotencias históricas; una obsesión (vanguardizada y atizada por los sandinistas) con la creencia que los Estados Unidos son la raíz de todos nuestros males. Para los americanos, ha sido una razón para crearse un complejo de culpa. Sin embargo, van hoy -digamos- a Líbano por similares razones "estratégicas" que adujeron para intervenir en Nicaragua.
Primera entrega pacífica del poder en nuestra historia. En 1928, tal como ya se dijo atrás, como producto de las elecciones supervigiladas por los norteamericanos, sale electo el candidato de la oposición (liberal), el General José María Moncada (76,676 votos a los liberales y 56,487 a los conservadores) quien toma posesión ante el Congreso el 1o. de enero de 1929. El presidente saliente, Don Adolfo Díaz, conservador, al hacer entrega de la presidencia a Moncada, en su discurso ante el Congreso dijo:
"Obedeció al imperativo del pueblo, por manos del Excelentísimo Señor Presidente del Congreso os hago entrega de esta banda, símbolo de autoridad, y con ella de la presidencia de la República que estáis llamado a ejercer por voluntad de la mayoría y por el dictado de la Constitución".
Marca este acontecimiento un hecho histórico excepcional: Por primera vez en nuestra historia se transfiere el Poder, del partido en el poder al partido de la oposición, por medios pacíficos: un débil germinar de la democracia abonada durante tantos años con abundante sangre y lágrimas. Pero esto fue un acto fugaz; nunca ha vuelto a repetirse. Desde ese 1o. de enero de 1929 el Partido Liberal permaneció en el Poder, hata que fue botado por la fuerza el 19 de julio de 1979.
Durante el período del General Moncada, los marines permanecen en Nicaragua y se comienza a crear la Guardia Nacional, apolítica, según su ley constitutiva, integrada por elementos de los dos partidos históricamente contendientes: Liberal y Conservador. Tanto los marines como la naciente Guardia Nacional luchan contra Sandino quien va obteniendo notoriedad mundial por su actitud anti-intervensionista.
A finales de 1929 ocurre el crash de la Bolsa en Estados Unidos y se produce una depresión económica mundial. Los precios mundiales del café -nuestro principal producto de exportación- bajan de 18 centavos a 7 centavos dólar la libra. Los problemas económicos de Nicaragua, agotada por las guerras y revoluciones, se acrecientan. Además, el 31 de marzo de 1931 un fuerte terremoto destruye la ciudad de Managua. El país está inquieto y temeroso de su futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada